Archivo de la etiqueta: terapia

Cómo afrontar la pérdida en el confinamiento

_DSC0006.JPGEstamos viviendo una situación nueva, y eso afecta de forma significativa al tipo de duelo que podemos experimentar ya sea la pérdida de uno o varios seres queridos estos días. Sufrir la muerte de un familiar por coronavirus resulta especialmente doloroso para los familiares del fallecido, debido a las estrictas medidas de seguridad sanitaria que marca el Ministerio de Sanidad y que están recogidas en el Procedimiento para el manejo de cadáveres de casos de COVID-19. 

En estos casos tenemos que prestar especial atención al sentimiento de impotencia y/o de culpa, que pueden desarrollar los familiares al no poder despedirse de su ser querido, afectado por el virus, o tienen que hacerlo desde casa, por lo que no pueden acompañarlo en su proceso de enfermedad y muerte, existiendo una falta de verificación de la muerte, pues hace mucho más complicado ir elaborando esa primera fase del duelo, que es asumir la realidad de la pérdida y salir de la etapa de shock y negación. 

Las familias que pierden a uno o varios familiares por este virus, sufren además otras pérdidas de forma simultánea o en un breve período de tiempo, como la pérdida de su propia salud si han estado o están infectados, la pérdida de su trabajo, de estatus socioeconomico, la perdida de amigos y conocidos, hasta la pérdida de su libertad de movimiento o circulación si están bajo situación de aislamiento hospitalario o de confinamiento en el hogar. 

La situación de confinamiento, la falta de contacto físico (no olvidemos que culturalmente somos una sociedad que emplea y se refugia en el contacto físico), no poder acudir a funerales, entierros, ritos… son factores que pueden aumentar el sentimiento de impotencia, desesperanza, frustración y añaden más dolor a estas pérdidas, caracterizado por una vivencia de saturación psicológica y emocional, y por un gran sentimiento de indefensión, pues la despedida y el acompañamiento en la muerte, que facilitan el proceso de duelo, no pueden realizarse. En muchos casos, las personas que no han podido ver a su ser querido fallecido por encontrarse lejos o confinados, pueden experimentar algo similar al duelo ambiguo. Èste, es aquel en el que no hay presencia del cuerpo físico de la persona fallecida o una constatación real de su existencia (personas desaparecidas y dadas por muertas como, por ejemplo, en naufragios o desaparecidos en otros países…), por lo que los familiares no pueden cumplir con los rituales de despedida, apareciendo con frecuencia preguntas recurrentes acerca de la situación de esa persona, como:”¿realmente estará muerta?”, “¿y si ha sido un error?”. Es fácil, en este tipo de duelos mantener de algún modo la esperanza del regreso de la persona, pero al mismo tiempo esta situación provoca una gran incertidumbre y estrés a todos los niveles, que puede desembocar en un duelo complicado o patológico. 

CARACTERÍSTICAS DE ESTE TIPO DE DUELOS. 

Son varios los factores y variables que pueden dificultar este proceso de duelo, como: la forma de morir, la ausencia de rituales de despedida, la participación en los cuidados, la falta de apoyo social o familiar, posibles pérdidas múltiples en el tiempo, crisis concurrentes como son los problemas socioeconómicos, los conflictos laborales, que se producen al mismo tiempo que la crisis sanitaria y aumentan el malestar e incertidumbre.  Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo amor, cambio, crisis. autoayuda, duelo, fallecimiento, Libros, muerte, oportunidad, pandemia, perdida, psicologia, psicosomática, psicoterapia, psicoterapia., psiquiatria, sabiduria, terapia

SOY CULPABLE DE….

La pasada mañana 11 de mayo en la Feria del libro de Toledo tuve el placer de conocer a Sonia Martinez, ambas compartimos stand con la ilusión de dar a conocer nuestro trabajo en la Magnifica ciudad de Toledo. Con el pasar de los minutos y de los viandantes carecientes de interés por nuestras obras, Sonia me comento que estaba escribiendo sobre los pecados capitales que un escritor podía tener. Esta pregunta me hizo reaccionar y dejar de observar a los turistas que se concentraban en la Plaza Zocodover. Por un momento todos los pecados capitales se hicieron un hueco en mi mente, ¿habría sido lujuriosa en mi escribir? O tal vez ¿envidiosa o soberbia?… Madre mía! por un momento cumplía con todos los requisitos necesarios para identificarme con estos siete amigos. Sin embargo después de reflexionar, siento que como escritora he caído sobre todo en la envidia, entendida como que me encantaría algún día tener la sabiduría, facilidad para escribir y el número de seguidores que tiene Deepack Chopra, magistral tanto en sus libros de física cuántica como en sus conferencias. A raíz de esta reflexión pequé con la ira, después de tantos años escribiendo (nueve libros publicados y once escritos) a pesar de las trabas con los Editores, los representantes, con la falta de ventas o con el escaso presupuesto e interés que asciende en nuestra sociedad por la cultura y los escritores, no he conseguido poder ayudar a todas las personas que lo necesitan, pues ese es mi objetivo con los libros, que caigan en las manos de las personas que están pasando por un mal momento personal y que no pueden o no quieren ir a un psicólogo para solicitar su ayuda. Si amiga, soy culpable por sentir envidia e ira, por no ser tan popular como para que mis libros los lean todas las personas que necesitan ayuda. Besos desde mi rincón de pensar.

feria toledo 2019

Deja un comentario

mayo 14, 2019 · 7:09 am

Confidencias de una terapeuta.

Saludos una semana más! amigo lector.

Posponemos una semana el comienzo del Capitulo 2 de la aventura de Esva en «La pequeña de los pies descalzos», por un motivo muy importante: celebrar la inauguración de La Feria del Libro 2015 en Madrid, compartiendo contigo el vídeo de presentación del libro «Confidencias de una terapeuta. Consejos prácticos para sobrevivir a una relación amorosa». Prologado por Pilar Tabares, Directora del programa de Radio Televisión Española «La noche en vela».

En este divertido manuscrito encontrarás reflexiones personales que, como mujer y terapeuta, me he planteado después de la consulta, buscando una solución para aliviar el dolor, que muchas veces también fue el mío. De esta forma doy respuesta a todas aquellas personas, que me han preguntado entre otras cosas «¿que haces después de una consulta? ¿cómo te liberas de tantos y tan graves problemas que te cuentan los pacientes? ¿cómo puedes permanecer impasible ante su dolor?» Sigue leyendo

6 comentarios

Archivado bajo amor, cambio, coaching, crecimiento, crisis. autoayuda, destino, elección, emoción enamorarse, espiritualidad, Libros, oportunidad, psicologia, psicosomática, psicoterapia, psicoterapia., psiquiatria, Reflexiones, relaciones de pareja, sabiduria, silencio, soledad, terapia

Hola, soy yo… Morti…

En la Edad Media la muerte era un acontecimiento público. Existía la creencia de que ésta avisaba. Pero, era preciso que no fuera súbita pues se consideraba infame y vergonzosa, así se podían preparar poniéndose en gracia de Dios. El sacerdote y el médico tenían la obligación de avisar al enfermo cuando la enfermedad se agravaba o en el caso de peligro de muerte. Se deseaba morir rodeado de los familiares, para despedirse de ellos, hacer testamento, garantizando la continuidad de las voluntades del moribundo y la distribución de sus bienes… y para arrepentirse, haciendo balance de sus deudas con Dios y con los hombres.

 En nuestra sociedad, parece que la muerte ha sido excluida, debe disimularse, ocultarse, y superarse rápidamente. Se prefiere la muerte rápida, sobre todo, la que llega cuando se está dormido, sin dolor. No se habla de ella, cuando se tiene salud, y se deja para cuando llegue la hora, principalmente cuando se trata de enfermos terminales, o cuando la persona es viejita. La conspiración de silencio por parte de la familia impide, en muchas ocasiones, hablar explícitamente de ella.

 La habitación del moribundo se ha trasladado de la casa al hospital. Varios factores han contribuido a esta transformación, como la idea de bienestar, intimidad, higiene personal y asepsia. Consecuencia de ello, los sentidos ya no han podido soportar los olores y el espectáculo de la defunción. Además en las ciudades la presencia de un enfermo grave en un piso ha producido más de un trastorno en la familia. Por eso, en estos últimos años se han modificado diferentes actos que acompañaban al duelo: se ha suprimido el desfile de condolencias al final del servicio religioso, en las esquelas se acompaña una fórmula ya generalizada: “la familia no recibe”, y a veces se evitan las habituales visitas de vecinos y amigos antes de los funerales.

 La familia guarda para sí misma el dolor y lo oculta a los demás. La supresión del duelo, ¿a qué piensas que se debe, a la frivolidad del superviviente o a una coacción de la sociedad?. ¿Es un rechazo manifiesto de ésta?  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Reflexiones