La pequeña de los pies descalzos. La Misión. Parte VI.

Bienvenidos una vez más amig@ lectores!. ¿Habéis practicado la meditación con los colores? no? Esta es una buena oportunidad, pues con la ayuda de los dos niños estamos asistiendo a toda una clase  de meditación con colores o cromoterapia. Esta aventura, no sólo es un cuento, es algo más. Pero depende de ti el aprovecharlo y mirar mas allá de las apariencias, o quedarte en simplemente un la lectura de un “cuento”.

Vamos a seguir visitando las Estancias y sus colores , así como la aplicación de éstos en el día a día dependiendo de lo que necesites.

Me acompañas? 

  • Pero ¿ahí, viven los Pitufos? .- decía Esva con curiosidad
  • Esta es Estancia de la luz Azul. Regentada por gumIel.
  • Seguro que no es familia de Gargamel, ¿verdad? Como empieza por “G”.
  • No, pero ¿te has fijado en cómo están escritos los nombres? La mayúscula no es la primera letra de la palabra, sino la letra central, que es la que equilibra siempre el nombre..- explicaba Juel.- Esva,  estás preparada? Adelante!.
  • Esto es muy raro, pero original… .- decia pensando en lo que acababa de escuchar de las mayúsculas y el equilibrio.- ya voy, ya voy.

Esva continúo su camino. Saludó al Dios regente, y la puerta se abrió como si fuera una nube invitándola a entrar.

  • Cielos! Es cierto, no es la casa de los Pitufos….-exclamó.

Parecía estar entre el cielo y el mar. Era emocionante. Allí donde dirigía sus ojos la sensación era de liviandad, ligereza y comodidad. Avanzó hasta llegar a lo que percibió que era un diván, transformado en nube. Una vez en reposo frente a ella apareció de la nada, una gran catarata. Mientras la voz amiga, decía:

“El azul, es el color de la protección, de la vida, del cielo, del aire, del agua que cubre la tierra. Invoca a la Llama Azul para estimular la fe, para lograr protección, para hallar fortaleza. El azul da armonía a tu sistema nervioso. Sientes mucha calma, sosiego. No hay tensiones. No hay dudas”.

Pide que te envuelva la llama Azul, al tiempo que tu Príncipe Alado te defiende y protege de las emboscadas de tus enemigos manifiestos y ocultos…. Fortaleciendo así tú fe. Envuélvete, con cada respiración. Disfruta de la paz y de la tranquilidad que transmite. En ese estado percibe como tu voluntad es poderosa. Tienes dominio de ti mismo, valor y perseverancia en el camino.

Permanece algún tiempo en silencio, guardando esta sensación…

Ahora, toma el Libro de los Sabios, lee su mensaje y medita sobre él… la pequeña tomó el libro y empezó a leer:

”Si tu puedes creer, todo es posible al que cree”.

“Pedid y se os dará: buscad y encontraréis, llamad y os abrirán. Porque aquel que pide, recibe; el que busca encuentra: y el que llama se le abre.

“Sólo la voluntad es suficientemente fuerte para sostener la armonía del espíritu”.

“La vida consiste, no en tener buenas cartas, sino en jugar bien las que uno tiene”. (Billings)

 Una vez había terminado de leer y reflexionar, la pequeña salió contenta de la estancia, llamando a Juel.

  • Fíjate, lo que he leído en este libro, me lo sabia!… más o menos.
  • Eso está bien Esva… Sabes y conoces más de lo que tú crees.
  • Cáspita!! Nunca lo hubiera imaginado…..- dijo sorprendida.-¿Has estado ahí dentro? Has visto el agua y el cielo.
  • Sí, he estado en todas al igual que tú… Recuerda lo que has aprendido y sentido en cada una.
  • Vaya, eso va a ser difícil, no he podido apuntarlo.
  • Confía en ti y lo recordarás… ¿Continuamos?
  • Pero…. – decía rezongona.- Vaaaale, vamos.
  • Hemos llegado a la Estancia de la luz verde, regentada por elFara.
  • ¿Es chica?
  • Y eso que más da, es el Dios regente.
  • Toda la estancia parece un bosque como la casa de los gnomos de los libros.
  • ¿Estás preparada? 

Todavía hay más!

La pequeña se adentró observándola con curiosidad. Una vez dentro, sintió como el cansancio acumulado durante el día desaparecía. Tomó la decisión de ser amable y respetuosa con la naturaleza.

  • Vaya, las cosas que puedo llegar a pensar.- se sorprendía a sí misma.

El suelo estaba formado por un suave musgo. Cuando caminaba, te proporcionaba un masaje en los pies. Sus paredes se adornaban con todo tipo de flores de tonalidades verdes y nuevas para la pequeña. Del techo colgaba una curiosa silla en la cual decidió sentarse. Una vez acomodada, ésta parecía cobrar vida, envolviéndola como si el mismo Morfeo la abrazara. En ese momento comenzó a sonar una melodía, en la que se diferenciaban los sonidos de la fauna y de la naturaleza. El habitáculo estaba vivo…. Era mágico.

La voz amiga susurraba, “el verde, es el color de la salud, de la esperanza y de la Naturaleza. Invoca a la Llama Verde, que es Curación y Verdad. Utilízalo contra las dolencias del cuerpo, contra la falsedad, la enfermedad, donde trate de imponerse la mentira.

Déjate envolver enteramente por la luz verde… Respira el saludable aire fresco de los verdes campos… Experimenta cómo te relajas… Visualiza el color verde recorriendo tu cuerpo, en una acción antiséptica, sanadora, que renueva los tejidos… Repite: “recurro a ti para que me des la Sabiduría y me auxilies cuando necesite combatir a los enemigos de mi cuerpo, para que goce siempre de buena salud física, mental y espiritual.”

“Recuerda que el verde es el color del equilibrio entre tu parte física y tu parte espiritual… Siente ese equilibrio ayudándote de la respiración… Disfruta esa sensación el tiempo que desees…

Cuando lo estimes oportuno, toma el Libro de los Maestros y medita sobre su contenido…. La pequeña, que era obediente, hizo lo sugerido, tomo el libro y comenzó a leer:

“Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todas las cosas suceden de acuerdo con una Ley; la casualidad es una ley no reconocida; existen muchas formas de causalidad, pero nada escapa a la ley”.

“Si cerráis la puerta a todos los errores, también la verdad se quedara fuera (Tagore)”.

“Ayuda a la Naturaleza y coopera con ella, y la Naturaleza te tendrá por uno de sus creadores y te obedecerá”.

“Deberíamos servir a la naturaleza y no contrariarla. Ella es la maestra” (Paracelso).

Después de leer, la pequeña se quedó sosegada y relajadita. Reflexionaba sobre el poco conocimiento que tenía…. y la cantidad de temas que habría que estudiar. Sabía que era hora de continuar para ver qué nuevas aventuras y conocimientos le deparaban allí fuera…. Ahora con fuerzas renovadas. Salió de la estancia.

  • Ya estoy aquí de nuevo!.- decía eufórica.- que sensación Juel más…. ¿Agradable?-
  • Me alegro. ¿Preparada para seguir?
  • Claro!.

(Continuará)…

(te invito a visitar mi “mundo diferente” en http://www.esthervaras.com)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo amor, cambio, coaching, crecimiento, crisis. autoayuda, destino, elección, espiritualidad, Libros, mindfulness, oportunidad, oracion, psicologia, psicosomática, psicoterapia, psiquiatria, Reflexiones, relaciones de pareja, sabiduria, silencio, soledad, terapia, Uncategorized

Una respuesta a “La pequeña de los pies descalzos. La Misión. Parte VI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s