La pequeña de los pies descalzos. La Misión. Parte III.

Bienvenido una semana más… Vamos a seguir disfrutando y reflexionando, deporte nada usual entre los humanos.Para ello, entra conmigo en la Morada capitaneada por Feribuam. Seguro te vas a sorprender de lo que encuentras en su interior… recuerda, las apariencias engañan….. 

Las Estancias.

Según avanzaban por el interior de la Morada, Esva estaba absorta y embelesada con la decoración. Trataba de concentrarse en percibir. Nunca había visto un “Palacio” de cerca, tan grandioso. Sólo en los dibujos de la tele. Las paredes de los pasillos, estaban vestidas de tapices de extraños tejidos, formando dibujos que reconocía de otras culturas, y recordaba de algún libro de su padre. Así como de símbolos que parecían ser de otro mundo. Muchos de ellos brillaban a su paso, cambiando su aspecto… Evolucionaban. Mostraban de forma muda, su historia a todo aquel que estuviera dispuesto a contemplar. De cada pasillo, partía un estrecho puente de madera y al final de él, había una estancia de color. Como guardián en su puerta estaba la imagen holográfica del Dios regente. En su interior, el Príncipe Alado te asistía.

Llegaron atravesando el primer puente a una estancia redondeada cuyo color era el rosa.

  • ¿Estás preparada para entrar?

  • No sé… ¿qué hay dentro?
  • En ningún momento estarás sola, vas a encontrar al Príncipe Alado, y Prinlu estará a tu lado.
  • Sí, pero ¿que hay dentro?.. y un príncipe dices!!
  • Bueno, hay una habitación de color, con una linda mesa y un espacio para sentarte a reflexionar… todas tienen lo mismo. El Príncipe Alado al que llamáis arcángel, es el encargado de guiarte susurrándote la misión de ese color en particular. Realizaréis juntos una meditación y luego cuándo estés centrada y relajada, tomarás el Libro de los Sabios, reflexionando sobre las palabras que leas.- explicaba Juel.
  • ¿Eso es todo?- preguntaba sorprendida.
  • Sí.
  • ¿Y así sabré cual es mi plan de Vida?
  • Sí.
  • Parece fácil.
  • Lo parece…. Recuerda que las apariencias…
  • Ya, ya… engañan.- decía la pequeña un poco contrariada. 
  • Ésta,- decía Juel señalando la primera- es la Estancia de la luz rosa, regentada por elmUach. Señor del Amor….
  • El rosa…. ¿Y? .- decía Esva
  • Mejor, ¿Por qué no entras en cada una y ya decidirás más tarde?.- le invitaba Juel.
  • Pero… es que no tengo tiempo…-
  • Como dijo un sabio llamado Alfredo de Vigny “para el hombre que sabe ver, no existe el tiempo perdido. Aquello que sería desocupación para otros es observación para él”. Adelante!! Entra y confía un poco más en el Señor Tiempo.
  • Ya estamos con tus bonitas frases… y con el señor Tiempo…. El que no se compra… como para confiar!

Ante sus ojos, había una gran cabaña de color rosa, con la imagen de elmUac, tal y como le habían comentado. Abrió la puerta y entró. Después de otear como una niña sabe hacerlo, decidió sentarse en un moderno puf del mismo color. Al tiempo que posaba sus ojos en un holograma que había en la pared, el cual cambiaba al ritmo que marcaba el agua de una fuente cercana.

  • Parece una casita de muñecas…-pensaba.- Esas que siempre van vestidas de rosa.

Cuando de pronto una bella voz comenzó a susurrarle: “El rosa es el color del amor, de la paz, de la tranquilidad. La Misión que encomienda es acercarte a tu Dios y a tus semejantes a través de él, amando intensamente a la pareja y/o a los que te rodean. Así como comprender la naturaleza y la Creación, a través del AMOR.

Ahora ponte cómoda, respira y relájate… Una entrañable luz rosada envolverá tu ser… Es el color del amor incondicional… Siéntete sumergida en ese sentimiento de profundo amor y compasión por todos los seres.

Siente crecer en ti la capacidad de entrega, de abnegación, de comprensión y de perdón… Deja que penetre en tu corazón ese sentimiento de amor incondicional. Siéntete en paz con todos los habitantes. Disponte a armonizarte con cada uno en su camino… Déjate impregnar por esa sensación y guárdala en tu memoria…

Ahora toma entre tus manos el Libro de los Sabios que tienes encima de la mesita y medita sobre lo que está escrito.

La pequeña así lo hizo buscando un sitio para sentarse, no le había dado tiempo. Su curiosidad y asombro, la ralentizó. Comenzó a leer:

 “El amor todo lo transforma, hasta el cobarde puede devenir valiente… incluso héroe” (Platón)

“Si vas a poner tu ofrenda sobre el altar, y te acuerdas de que tu hermano tiene alguna cosa contra ti, deja ahí tu ofrenda delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y después vuelve a presentar tu ofrenda”

“Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os odian u orad por los que os maltratan y os persiguen”

“El amor jamás reclama; da siempre. El amor tolera, jamás se irrita, nunca se venga” (M.Ghandi)

  •  ¿Qué bonita?- pensó, entrando en trance durante unos minutos.

Salió de esa estancia, y encontró a Juel en la puerta.

  • ¿Cómo estás? ¿Qué tal fue?..
  • Bien. Pero no me ha dado mucho tiempo a rodearme en la llama rosa”.

(Continuará)…(te invito a visitar mi “mundo diferente” en http://www.esthervaras.com)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo amor, cambio, coaching, crecimiento, crisis. autoayuda, destino, elección, emoción enamorarse, espiritualidad, Libros, oportunidad, psicologia, psicosomática, psicoterapia, psicoterapia., psiquiatria, Reflexiones, relaciones de pareja, sabiduria, silencio, soledad, terapia

Una respuesta a “La pequeña de los pies descalzos. La Misión. Parte III.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s