La pequeña de los pies descalzos. Los habitantes. Parte II.

Saludos a todos y bienvenidos de nuevo, aventureros!! ¿Habéis realizado la misión de la semana pasada? Que tipo de “klannes” tenéis cerca? Creo que no te has tomado ni un minuto en contemplarlos. Bueno, esta semana te doy otra oportunidad… Obsérvalos y me cuentas. pero y tu, ¿a que Klann perteneces?……

“…¿Continuamos?

  • Bueno.-
  • Mira, aquel pertenece al klann de los Integrados. En su memoria celular, tienen almacenada las experiencias de las vidas vividas. Estos conocimientos adquiridos se han ido integrando en el cerebro mayor, por lo que éste es grande al igual que su percepción. Sus movimientos, como has visto, son lentos y suaves, como si se deslizaran por la superficie de la tierra. Como en una nube. Por ello decimos que se mueven con perfección. No se detienen ante la duda, ni el temor, ni la culpa ni la autorrecriminación. Ellos viven en la felicidad permanente que les proporciona la seguridad de que son amados por Feribuam.
  • ¿Perdón? ¿La memoria de dónde?- Decía Esva sorprendida.
  • La memoria de las células.
  • Ya… Ahora mis células tienen memoria, pero ¿eso como es?… ¿van al cole de las células? ¿tienen cerebro? ¿Aprenden con sus profes… que son células mayores?.. cielos qué complicado, no entiendo nada… Pero se esta tan a gusto en la piedra….

  • Te explico, Esva. La Memoria Celular, es la información que poseen las células del organismo de todas las experiencias que tenemos en la vida, física, mental y emocional, y de lo que heredamos genética y congénitamente. Esta información, nos condiciona de tal manera, que nos ayuda a percibir y a comportarnos de una forma determinada. Son comportamientos que no impiden sentirnos felices, saludables, alcanzar nuestros objetivos, desarrollar capacidades. Por ello gran parte de los problemas físicos, psicológicos y emocionales que padecemos, provienen de bloqueos y perturbaciones energéticas de nuestros órganos. Generalmente, son el resultado de cómo percibimos nuestra vida y las experiencias que disfrutamos. Pero estate tranquila, esas imágenes que tenemos de nosotros mismos, de las creencias que establecemos en la vida, y cómo repercuten en nuestro cuerpo, han sido diseñados para auto curarse, ya que la fuente principal de alimento de las células es el amor. Necesitan dar y recibir amor. Esto se logra a través de las buenas actitudes, que nos ayudan a solucionar ciertos problemas y sanar enfermedades. ¿Recuerdas que ya comentamos la importancia de la energía del amor?

Bla, bla, bla…..

Mientras que Juel hablaba, Esva no dejaba de otear a su alrededor buscando algún columpio o juego para distraerse antes de irse de aquel lugar. Tenía la esperanza, de encontrar a más niñas para poder compartir con ellas algún juego.

  • Vaya rollo que tiene este niño!… que si las células, que a saber qué son!, tienen memoria… cualquiera sigue preguntando…. Es muy rarito- recapacitaba.
  • ¿Ves aquella colina? Allí viven el klann de los Galenos. Pueden curar cualquier enfermedad a través de la energía que transmite su propia presencia, que actúa como una onda expansiva, física, mental, emocional o energética. El amor es su pócima mágica. Su medicina para sanar. Aquí, el miedo es la ausencia de amor, y donde está el amor, se manifiesta la salud. Ellos no han perdido la “mirada de su niño interior” de asombro e inocencia, sin ataduras, sin miedo, así como el agradecimiento a Feribuam y al Universo. Uno de sus rasgos característicos son el tamaño de sus manos, más grandes que las del resto de los klannes, para envolver la zona dolorida o enferma. En el centro de la palma hay un canal energético del cual sale luz sanadora que se activa, cuando sostiene dicha zona. El aspecto de sus rostros transmiten paz y equilibrio, siempre hay belleza a su alrededor. Recuerda que no sana la dolencia o la enfermedad, sino la persona.
  • ¿Una onda expansiva?, ¿manos con un canal?… eso sí que es extraño.
  • ¿Alguna vez has tirado una piedra a un lago?
  • Si, con mi papá cuando vamos de excursión a un lago que él conoce cerca de la sierra.
  • ¿Recuerdas cómo se dibujaban círculos alrededor de la piedra?
  • Mmm… creo que sí… decía Esva recordando.
  • Esos círculos se llaman “onda expansiva”.-
  • Entonces, quieres decir que si me acerco a esos señores, ¿un círculo me envuelve?
  • Bueno, algo parecido. Ese círculo seria invisible a tus ojos, pero perceptible a tus sentidos. La “onda de la sanación” te envolvería y las dolencias o enfermedades, se aliviarían.- Aclaraba Juel.
  • Qué bueno! Aquí no hay Hospitales ¿verdad?… los que están enfermitos se acercan a esos señores y ya está.-
  • Sí algo así.
  • ¿Puedo traer a mi abuelita aquí? Está un poco enferma y me gustaría que se pusiera buena… la quiero tanto…
  • Pequeña, el tiempo de tu abuela va pasando, como el de todos y llegará a su fin. Pero estoy seguro que ella ha repartido mucho amor en su vida y a ti te quiere de manera muy especial. Recuerda que la vida es un ciclo, y el dolor, una consecuencia del apego.

NIÑA

El rostro de Esva se vio oscurecido por la tristeza de pensar, que un día su amada abuelita no estaría a su lado. Ya no jugarían, no conversarían, tampoco comería las deliciosas tartas de fresa que le hacía una vez a la semana… No recibiría esos abrazos llenos de amor y comprensión.

  • No te pongas triste.- interrumpió de pronto Prinlu.- allí donde viajará, es un lugar muy similar a éste… irá acompañada del Gran Welland.
  • Y tú, ¿cómo lo sabes?… ¿y quién es ése?
  • Lo sé porque ella conoce este lugar.
  • ¿Lo conoce? ¿Cuándo ha estado aquí?- preguntó nerviosa la niña.
  • Eso es algo que ella tendrá que contarte, si así lo desea.
  • Pero….
  • No me preguntes más a mí, pequeña, si no a tu abuelita. Aprende todo lo que puedas de este sitio. Esta aventura, es su regalo.”

. (Continuará)…(te invito a visitar mi “mundo diferente” en esthervaras.com)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo amor, cambio, coaching, crecimiento, crisis. autoayuda, destino, elección, emoción enamorarse, espiritualidad, Libros, oportunidad, psicologia, psicosomática, psicoterapia, psicoterapia., psiquiatria, Reflexiones, relaciones de pareja, sabiduria, silencio, soledad, terapia

Una respuesta a “La pequeña de los pies descalzos. Los habitantes. Parte II.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s