La pequeña de los pies descalzos. El Poblado. Parte V.

Tu existes para mí, yo existo para ti”.

Antes de continuar la historia y adentrarnos en el Poblado para conocer a sus habitantes, dime, ¿has realizado la tarea de la semana anterior? Era buscar esas tres cosas al dia que te ayudan a sentir bienestar… no? pues ¿a qué esperas?

Hoy te propongo dejar fluir tu imaginación, para conocer cómo son los habitantes que pertenecen a los Klannes del Poblado. En el fondo, no son tan diferentes a nosotros, y si no, cuando estés rodeado de los Klannes en tu ciudad, trabajo, universidad, comunidad de vecinos, pueblo…. simplemente observa sus movimientos, sus expresiones, cómo se comunican y recuerda este relato que empieza a continuación y decide a cuál quieres pertenecer…. shhhhhh….. atento…..

…”A Esva le llamaba mucho la atención la diversidad de personajes y habitantes del lugar, y la forma de hablar de su nuevo amigo. Cada uno era distinto. Ésas diferencias, coincidían aparentemente, con los rasgos de personalidad o con las cualidades que ellos poseían, las cuales se “fiscalizaban”. Algo que la impresionaba, ya que el aspecto físico de alguno de ellos, era bastante…. intrigante.

Las apariencias…..

Ante el silencio de Esva, Juel preguntó:

  • ¿Estás bien Esva?
  • Si, solo estoy un poco confusa.
  • ¿Por qué?
  • Los habitantes de esta zona del bosque son un poco… raritos.
  • ¿Por?
  • Son demasiado… desiguales.
  • ¿Acaso en tu ciudad todos sois iguales?
  • No, cada uno somos diferentes….
  • Entonces, ¿por qué te asombras?
  • Quizás por el físico.
  • ¿Por el físico? ¿todos tenéis el mismo aspecto físico?
  • No, pero la mayoría tenemos, boca, ojos, orejas…….estamos completitos.
  • Ya, veo, jajá….- rio el pequeño.- Las diferencias de personalidad, carácter, capacidades internas y demás, nosotros las manifestamos en el terreno físico, y es por ello por lo que te sorprende. Sin embargo, vosotros cuando veis a alguien no tenéis ni idea de sus capacidades hasta que no os conocéis mejor. Es muy fácil engañaros, traicionaros. Para nosotros el engaño, la mentira, no existe, ya que podemos ver el reflejo de nuestro interior en el aspecto exterior. Según evolucionamos espiritualmente y maduramos, se va modificando.

Los ojos y los oídos de la pequeña no se podían abrir más ante esta explicación que le parecía sorprendente y alucinante. Ahora entendía la frase de “las apariencias engañan”. Pero esto solo sucedía en su ciudad, no en este Nuevo Mundo. Pensaba que era difícil engañar a los demás si realmente todas las virtudes y defectos se podían hacer visibles…. Le pareció una idea muy práctica. Aquí, uno sabía con quién hablaba, sin miedo a que te engañase o te traicionara.

  • Entonces – preguntó Esva- aquel señor que no tiene orejas, quiere decir que, ¿está sordo como yo?
  • Je, je…. No, quiere decir que hasta ahora, oía pero no escuchaba. Aunque nació con orejas, debido a esa actitud, con el tiempo se han ido haciendo cada vez más pequeñitas, hasta que han desaparecido.
  • Caramba!!!. Juel, ¿mis orejas son iguales? Mamá dice que escucho lo que quiero, y después de lo que me has contado… ¿mi oreja derecha es más pequeña?.- preguntó agitada.
  • Esva, tus orejas son iguales. Pero quizás es una buena idea aprender a escuchar tanto lo que nos gusta como lo que nos gusta menos…
  • Ya, eso no es tan sencillo.- protestaba.- sobre todo cuando Maricarmen Lainsor te llama medio sorda, atontada y cosas así.
  • Siempre te vas a encontrar personas que quieran llamar la atención destacando las debilidades de los demás. No se lo tengas en cuenta… quizás sólo quiera llamar tu atención para ser tu amiga.
  • Pues vaya forma más rara de hacerlo! No me gusta.
  • Pues díselo. ¿Continuamos?
  • Vale! Entonces, ¿todos nacéis iguales?
  • Exacto!. Todos nacemos… como tú has dicho “completitos”, como vosotros, y con el tiempo y dependiendo de nuestras elecciones y actitudes ante las situaciones de la vida, desarrollamos unas capacidades u otras. Aquellas que no utilizamos, su miembro correspondiente tiende a atrofiarse, por lo que desaparece. ¿Por qué vas a tener algo si no lo utilizas?

Los Klannes

La pequeña se puso a reflexionar sobre estas palabras, imaginándose lo que pasaría si no tenías boca, u ojos… si no sabias amar…. ¿Cómo sería esa persona?.

  • ¿Quieres que te muestre algunos de los klannes que existen aquí?
  • Vale!- dijo un poco contrariada.- ¿klannes?
  • Si, aquí llamamos klannes a los grupos de personas unidas por los mismos rasgos físicos, emocionales y similar actitud. Cuando sus almas alcanzan el nivel máximo de expresión y de liberación, la Banshee blanca que habita fuera del círculo, se pasea por el bosque agradeciendo la labor de todos los elementales de la naturaleza que habitan en él y se los lleva.
  • ¿Se los lleva? ¿Dónde?
  • A la llamada Sala Original” donde continúan su labor, que es enseñar y ayudar a sus semejantes.
  • Yo ¿lo puedo ver?
  • Por ahora no. Pero ten paciencia, sólo los evolucionados y puros de espíritu los pueden ver. Ella ayuda a los klannes a conseguir este fin. Su nombre es Libertad Blanca. Cada uno de los cuerpos de los habitantes posee una Banshee y su meta es ser liberada de éste. Cuando el alma de la Banshee demuestre que ha aprendido la lección que le corresponde, se liberará.-
  • Ya. eso es muuuyy raro…
  • Imagina que tienes que aprender algo, para pasar de curso.
  • No lo tengo que imaginar… eso me pasa. Estudio cada día.
  • Bien, eso es genial… ¿qué pasa si suspendes?
  • ¿Yo?, yo no suspendo.- decía casi enfadada.
  • Imagínatelo.
  • Mami se disgustaría, papi me regañaría…. Y creo que repetiría curso.
  • Eso es, Esva. Esto es muy parecido. Si los habitantes de los klannes no aprenden, las Banshees que viven en su interior, no se pueden liberar… permanecen presas.
  • Cielos!….- dijo, mirándose y buscando algo en su cuerpo.
  • No, tú no tienes Banshees, pero tienes un alma.
  • Claro que la tengo!… me lo ha dicho mi mamá… y un corazón muy grande dice mi abuelita.
  • Claro que sí. Mira, ¿ves allí al lado de la cabaña de bambú?
  • Sssi… creo.- Contestaba cautelosa.
  • Aquel pertenece al klann de los parlantes.
  • Cielos, qué boca más grande!!
  • Je,je.- sonreía Juel.- Claro los parlantes, hablan mucho y escuchan poco, como bien has observado. Tiene una gran boca, señal del uso que hacen de ella, y pequeñas orejas casi inapreciables, porque generalmente, no te escuchan.
  • Pero… ¿no son muy pequeños…? de tamaño… Pensé que serian chiquitos como los cuentos de hadas que me leen en casa mis papás.
  • Sí, esos son otros habitantes de los bosques que también se dejan ver en tu mundo, como los Elfos, Hadas, gnomos, Trols… Pero en el Nuevo Mundo, tenemos otra diversidad de seres vivos diferenciados, por sus rasgos emocionales y espirituales que se hacen físicos, como ya te he comentado y tú misma estás viendo.

Esva permanecía pensativa. En su pequeña y despierta cabecita le rondaba la idea del aspecto que tendrían los seres con malos sentimientos, los transparentes. Creía que también tendrían sus ventajas. Recordaba la peli de “Los cuatro fantásticos” donde los buenos eran bellos,  y los malos, les desaparecerán partes del cuerpo! Era una idea muy práctica.

  • No seas tan dramática.- irrumpió una voz en el interior de su mente.
  • No me acostumbro a estos sobresaltos, pequeña luz.- decía Esva casi molesta.
  • Lo siento, pero nunca tienes que perder contacto con tu parte interna. Es importante que aprendas a mantener la concentración en los mensajes que se emiten desde ahí. Aquí es fácil porque me puedes ver. Soy esa voz que te susurra lo que sucede en tu interior. Pero en tu mundo, no me vas a ver tan nítida como aquí.
  • Pero, ¿por qué no?
  • Bueno, hay una forma.
  • ¿Cuál? Dímela porfa!”

Nueva imagen

…. (Continuará)…(te invito a visitar mi “mundo diferente” en esthervaras.com)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo amor, cambio, coaching, crecimiento, crisis. autoayuda, destino, elección, emoción enamorarse, espiritualidad, Libros, oportunidad, psicologia, psicosomática, psicoterapia, psiquiatria, Reflexiones, relaciones de pareja, sabiduria, silencio, soledad, terapia

Una respuesta a “La pequeña de los pies descalzos. El Poblado. Parte V.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s