La pequeña de los pies descalzos. El poblado. Parte I

Saludos de nuevo! amigo lect@r.

¿Porqué he tardado tantos días en continuar la aventura de Esva y Juel? Esperaba con mucha ilusión la respuesta de una Editorial para publicar este manuscrito. Al igual que muchos colegas escritores, soñaba verlo publicado en formato libro y llegando a muchos “aventureros” sedientos de una aventura diferente. La respuesta llegó, pero no con la información que había deseado. “Es un cuento precioso, pero poco comercial”, me han dicho.

Como dice el refrán, “no hay mal….” Por lo que he decidido, seguir publicándolo a través de mi blog compartiendo esta aventura y conversaciones llenas de sabiduría para aprender a ver las cosas de forma distinta con vosotros, recibiendo con ilusión vuestras opiniones. 

¿Estas cómodo?, ¿preparado?… Continuamos…..

El poblado

Después de esa extraordinaria experiencia en el Lago, Esva estaba un poco desconcertada con tanta información nueva. Delfines enormes que son maestros, pirámides mágicas en la superficie del agua con pasadizos, agua danzarina que forma imágenes, luces pululantes telepáticas, árboles suspendidos en el aire que te enseñan sus raíces sin pudor.

  • No sé si estoy preparada para todo esto.- se repetía la pequeña con la compañía incondicional de Prinlu.- Creo que es buen momento para ir a cenar a casa, mis papás me estarán esperando y seguro que se han preocupado. Voy a preguntar al niño que donde está el camino de vuelta.

Mientras, el joven Juel caminaba con paso rápido delante de ella para guiarla por el Nuevo Mundo.

  • Juel, espera.- gritó la niña- ¿Donde está el camino de vuelta? Tengo que ir a cenar a casa. Mis papás estarán preocupados si no llego a tiempo.
  • ¿De qué tienes miedo, Esva?- se oyó una voz entre la maleza.
  • Yo no tengo miedo de nada, solo digo que voy a llegar tarde a cenar… quiero irme!
  • No será que ver situaciones tan diferentes, ¿te ha asustado? tú que siempre has querido vivir aventuras excitantes y fantásticas… ¿ahora tienes miedo?
  • ¿Miedo yo?…. no. Fíjate, hasta me ha quitado mi mamá los ruedines de la bici. Soy muy valiente.

Juel, detuvo su rápido paso esperándola, y cuando ésta apareció, la miró a los ojos y con voz suave y amorosa, le susurro mientras que su medallón se iluminaba:

  • No te apures, pequeña, aquí estas a salvo. No te va a pasar nada puesto que eres nuestra invitada. Te aseguro que llegarás a tiempo para la cena. Recuerda que aquí, el tiempo es diferente al que tú conoces. Es más lento. Sólo te pido que confíes en mí.

La niña estaba tranquila. Un halo de armonía la envolvió, percibiendo una gran calma interna. Estaba un poco extrañada por esta sensación.

  • De acuerdo Juel, voy a confiar en ti.
  • ¿Amigos?- dijo el niño extendiendo la mano.
  • Amigos… pero sin trampas, ¿vale?

En ese momento, sin darse apenas cuenta, su Prinlu se hizo un poco más brillante y nítida. Al tiempo que caminaban hacia el corazón del bosque, su diálogo continuaba.

  • ¿Lo sientes?.- interrumpió el niño.
  • Si siento, ¿el qué?
  • ¿Esa sensación agradable a la par que divertida, y relajada?
  • Sssi…. Si la siento. ¿Qué tiene de especial?
  • Es la energía de la AMISTAD, fuente de alegría, fuerza, salud y bienestar. Nos ayuda a llenar los vacíos emocionales y a recordar quiénes somos realmente.
  • Vaaaya!! No sabía que la amistad se sintiera de esa forma… ¿estás seguro de que eso es la amistad?
  • Claro que sí!.
  • ¿Por qué estas tan seguro, de que no es otra cosa?…
  • Bueno, dice Feribuam, que cuando se remueve esa emoción en nuestro interior se produce gran cantidad de oxitocina y dopamina, que estimulan el amor y la ternura, y de felanina, que genera entusiasmo y alegría. Al tiempo que reduce el estrés liberando, una hormona llamada oxitocina. Se incrementa la sensación agradable y divertida, disminuyendo los lazos emocionales.
  • Ya… no entiendo nada de esos palabros. Hablas como los mayores que a veces no se les entiende. ¿Te estás haciendo el listillo conmigo?
  • Je, je… no lo he aprendido en mi colegio… pero lo importante es que sepas que cuando emites…. Cuando sientes emociones como la alegría, el amor, la amistad, la felicidad, tu cuerpo se va a sentir mejor, relajado, en calma… como si vieras un amanecer con todas las tonalidades del arcoíris.
  • Caramba!! Ahora lo entiendo… si estoy feliz y contenta, cada día, ¿me sentiré más alegre? ¿verdad?.- decia entusiasmada la pequeña.
  • Eso es… más o menos… Lo has entendido perfectamente.-
  • Cielos, qué emoción!…. Sólo tengo que estar feliz cada día. Parece fácil.
  • Lo es.
  • Entonces, ¿por qué muchos adultos están tan tristes y de mal humor?
  • Porque se han olvidado de la magia que tienen dentro… y de la posibilidad de elegir lo que desean.

La bolsita mágica…

  • ¿La magia? Tenemos magia dentro, ¿dónde?- instigó la pequeña
  • Je, je.- sonreía Juel, satisfecho por volver a captar su atención. Todos los humanos tenemos una bolsita mágica situada en una pequeña habitación en nuestro corazón, y cada vez que sentimos amor, alegría, felicidad, placer, entusiasmo…. Esa bolsita, de forma automática se abre y deja salir una pequeña lluvia de gotitas de magia que salen a través de nuestros ojos….
  • Aaah! por eso cuando me rio muy fuerte… esas lágrimas, ¿son realmente agua de magia?
  • Sí, eso es magia… La magia de tu interior materializada en agua.

Por unos instantes, Esva se quedó pensativa. Recordaba aquellas situaciones en las que había derramado lágrimas ya fuera a solas o con su familia y amigos, escuchando música, sonriendo, jugando, disfrutando de un amanecer o del vuelo de un ave. Descubrió que en esas circunstancias, siempre se sentía mejor. Era una tranquilidad serena y adictiva.

  • Qué pena!… Siempre ha estado en nuestras vidas, y nunca hemos sido conscientes.- comentó en voz alta.
  • Claro!, pero ahora ya lo sabes, ya lo has hecho consciente y nunca se te va a olvidar, ¿verdad?
  • No, nunca. Es más, se lo voy a decir a mis papás, para que ellos también lo sepan, porque a veces les veo tristes, y no entiendo el porqué… Seguramente no saben que tienen una bolsita de magia en su corazón, y que la pueden utilizar para sentirse más felices cuando ellos lo decidan… porque somos nosotros quienes lo decidimos, ¿verdad?
  • Así es, todos podemos elegir los pensamientos y “abrir” esa bolsita.

Mientras transcurría la conversación, habían llegado a otra zona del bosque. Una inmensa explanada llena de cabañas se extendía delante de sus ojos, con habitantes, colores y perfumes fantásticos. La vida inundaba aquella área.”

…. (Continuará)…(te invito a visitar mi “mundo diferente” en esthervaras.com)

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo amor, cambio, coaching, crecimiento, crisis. autoayuda, destino, emoción enamorarse, espiritualidad, Libros, oportunidad, psicologia, psicosomática, psicoterapia, psicoterapia., psiquiatria, Radio, Reflexiones, relaciones de pareja, sabiduria, silencio, soledad, terapia

4 Respuestas a “La pequeña de los pies descalzos. El poblado. Parte I

  1. Recordatorio: abrir cada dia mi bolsita mágica

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: La pequeña de los pies descalzos. El poblado. Parte I | Dalequedale.com

  3. cristobalarenas

    Me encanta. Gracias.
    La Energía de la Amistad, un enorme potenciados energético.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s