La pequeña de los pies descalzos. Un mundo…. diferente. Parte I

Nos aventuramos en el segundo capítulo del cuento inédito “La pequeña de los pies descalzos”.  Te invito a imaginar y explorar un lugar que quizás te resulte conocido… quizás lo hayas olvidado, pues cuando crecemos, muchos de estos “lugares” se nos olvidan fruto de la presión social, educativa.. o simplemente por miedo a lo desconocido. Hoy te brindo la oportunidad de empezar a recordar…. a imaginar o a ver, “Un mundo… diferente”.

…” La pequeña continuaba avanzando por aquel maravilloso lugar, observando con detalle cada tramo del camino que recorría, junto a la compañía de su nuevo amigo. Intuía  que era un bosque “especial semejante al suyo, pero con una particularidad: una parte de éste correspondía a su realidad. Pero había otra mitad oculta, debajo de la tierra, en un mundo paralelo donde aparentemente, no se conocía ni el frío, ni la nieve, ni ninguna inclemencia climática. Este equilibrio se aderezaba con diferentes colores y aromas. Pero, ¿cómo había llegado hasta allí?

  • Caramba!, este lugar es parecido a una Leyenda Escocesa que alguna vez he oído mencionar a mis padres.- pensaba.

 No la había prestado demasiada atención, por lo que en su imaginación había creado otra muy similar. Ésta contaba, que existe una puerta de acceso secreta para los más intrépidos de corazón, situada en la parte norte de la ciudad de Edimburgo. Una zona de la colina, está ubicada al aire libre, y todo aquel que comete la imprudencia de tumbarse en la verde hierba a respirar el aire fresco y a disfrutar del paisaje, es capturado por las Banshees Rosas que habitan en su interior. Criaturas de sorprendente belleza con largos e irisados cabellos, de gran estatura, formas voluptuosas y figura atractiva para los hombres. Se visten con llamativos trajes transparentes dando la sensación de ser su cuerpo, etéreo. Tienen la peculiaridad de alargar sus amorosas vidas tomando la energía sexual de los hombres, puesto que en sus lugares de origen carecen de ellos. Esto hace las delicias de todos los ingratos que irresistiblemente, caen en la tentación envueltos en sus mágicos perfumes, sin conocer la leyenda. Su intención es utilizarlos como esclavos principalmente, sexuales. Lo que comienza siendo un deseo y un sueño para muchos hombres, se convierte en una ardiente pesadilla.

El bosque

Mientras recordaba esa antigua leyenda, caminaba disfrutando del espectacular paisaje, tras los pasos de Juel junto a su inseparable Coluna. Ahora parecía más grande y brillante. En aquel lugar había toda clase de árboles altos, bajos, gruesos y alargados, cuyas hojas cambiaban de color dependiendo de la inclinación de los rayos de luz. El viento los tomaba como juguetes, así cuando soplaba, las hojas mas alargadas hacían de “flautas móviles” emitiendo caprichosas melodías, adornadas por su danza incansable.

 Desconocía el tipo de flores y plantas, que a su paso, la saludaban formando una alfombra de mil colores, que captaban los tonos del arco iris, y las texturas del viento. Algunas de ellas, se tornaban claras y otras al tiempo que bailaban con el ruido del viento, soltaban chispitas de colores que se dejaban transportar dulcemente.

 Tenían la peculiaridad de transmitir energía en forma de olorosa esencia, provocando un estado de paz y felicidad permanente. Le comentó su nuevo amigo, que era la forma de saludar a todos los seres vivos que pasaban a su lado.

 Esva, no oía todo lo que Juel contaba debido a su sordera parcial, pero le incomodaba que se notase. Nunca pedía que le repitieran las palabras, situación que le había dado la oportunidad de desarrollar su sentido de la observación, y disfrutar de su silencio interior guiándose por su intuición, en vez de por las opiniones o interpretaciones impuestas.

 Posó sus ojos en un árbol que parecía estar suspendido sobre la hierba, o ¿era un efecto óptico? De aspecto similar al grabado que había visto en uno de los numerosos libros de su padre… y quizás en algún otro lugar que ahora no recordaba. Su cúpula, parecía una gran pagoda para albergar a todo el que necesitase su cobijo. Su tronco estaba formado por mil delgados troncos trenzados entre sí. Con gran interés lo observaba ensimismada. Su grandiosidad le recordaba la primera vez que contempló el cielo en el desierto. Su color era azul, de vez en cuando brillaban pequeñas lucecitas como si fueran estrellas. Dependiendo de la incidencia de los rayos del sol sobre éste. Agudizó su vista, para otear, si esas luces eran auténticas estrellas o se trataba de luciérnagas.

 Quedó impresionada, cuando de pronto, una de esas chispitas se le acercó, y comenzó a revolotear a su alrededor examinándola…. O dándola  la bienvenida. No podía creerlo!!! Eran criaturas afines a los caballitos de mar, pero transparentes, pequeñitas, con alas y…. luminosas!!!

  • Cielos, ¿qué o quién eres tú?- preguntó sin obtener una respuesta audible.- ¿No nos hemos visto en otro lugar? Me resultas conocida.

La pequeña criatura parecía divertirse mientras continuaba volando de forma juguetona alrededor de su rostro. Cuando ésta, asombrada reparó en cómo se aproximaba otra un poco más grande y brillante. Según se acercaba, vio que era diferente a la anterior.

…..Continuará……

(Esthervaras.com)

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo crecimiento, crisis. autoayuda, Libros, psicologia, psicoterapia.

4 Respuestas a “La pequeña de los pies descalzos. Un mundo…. diferente. Parte I

  1. Me encanta ¿cómo es eso de que no te lo publican? yo estoy teniendo muchos problemas con la editorial que se supone de “autopublicación”… Lo mejor que puedo hacer es buscar otra editorial y si no hacer como tu haces darlo a conocer a través del blog.
    Intenta que te lo publiquen en otra editorial, ¿o ya lo has intentado?… Eres buena..
    Saludos cordiales.

    Me gusta

    • Hola.. Muchas gracias por tus palabras. Lo he presentado en varias y me comentan que no se venden tantos cuentos… Por eso decidí compartirlo en el blog… Parece que si no eres popular las editoriales no se arriesgan. Un saludo y te reitero mi agradecimiento

      Me gusta

  2. jajajaj…eso pienso yo, por eso me decidí a publicarlo en el blog. Las Editoriales parecen haber olvidado algo importante… descubrir y apostar por algunos escritores. Gracias…

    Me gusta

  3. una hadita??? me encanta… no puedo dejar de leer… es una lástima que no te lo publiquen.. pero ya opinaré al final.. sigo 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s