La pequeña de los pies descalzos. Introdución

Hace unos años, los campos que lindan con las aldeas y pueblos, estaban sembrados generalmente, de tímidos girasoles, valientes espigas de trigo y de maíz que se alzaban buscando la energía del sol, de lechugas, de encarnadas remolachas e incluso, del algún intrépido toro “tipical spanish”, que se encumbraba con elegancia en el horizonte haciéndose el amo del lugar. Qué recuerdos!

 Actualmente, con la evolución social, los continuos “cambios cambiantes” y las nuevas tecnologías, quizás también por la crisis, puedes ver esos mismos campos cultivados… pero de centenares y gigantescos molinos de viento, de frías placas solares, de tendidos eléctricos… cielos! ¿Están siendo utilizados nuestros productivos campos, para estos nuevos cultivos?, ¿serán el fruto de esta desconsolada situación?… o ¿Don Quijote no estaba tan desorientado?

 Observando el estado actual de la sociedad, la economía, el trabajo, la cultura, la educación, la política, la justicia, los negocios, los valores, las creencias, los estados emocionales… ¿Qué te gustaría hacer? ¿Dónde desearías estar? ¿Cómo desearías vivir?… pero…. ¿Sabes cómo y quién eres? ¿Conoces tus sueños? ¿Agradeces lo que tienes cada día? Te has planteado ¿qué necesitas para alcanzarlos? ¿Y para sonreír cada mañana?, ¿qué cambiarías en tu presente? tu seguridad te acompaña, o ¿la olvidaste en algún sitio, junto con tu confianza y voluntad?

 … ¿Y la esperanza?

Seguro que éstas y otras preguntas te las has planteado en algún momento… al igual que yo. A partir de esta reflexión personal, comencé a rumiar mi propia respuesta, inspirada por los verdes y espectaculares paisajes de Escocia, las bellas Highland o Tierras Altas, y de mis “afortunadas” Islas Canarias.  Llegué a la conclusión, que la realidad puede ser aceptada y disfrutada dependiendo de mi estado interior, independientemente del lugar donde me encuentre. Así, cuanta más paz sienta, más paz puedo experimentar en mí día a día y compartirla con mis semejantes.

¿Cómo se hace? Te estarás preguntando.

 Bueno, algunas de esas conclusiones las puedes encontrar en las páginas de este manuscrito en forma de cuento. Para empezar, decidí utilizar por un lado, las ventajas que te ofrece la práctica continuada de la meditación, la cual ha abierto en mi mente, una puerta a la imaginación. Gracias a ella, he podido alcanzar y sentir mundos “diferentes”. Por otro, dado que estamos en un mundo dual, donde existe el bien y el mal, la luz y la oscuridad, arriba y abajo…resolví que en mi hoy, sólo quiero “positividad y luz” en forma de pensamientos, sentimientos y acciones… elegidos, sólo por mí.

 ¿Por qué no?

Me pregunté: ¿cómo y cuándo voy a conseguir ese deseado estado interior? Algunos lo llaman “el renacer interno”, pero ¿cuál es y dónde está ese camino del que se habla? Hay tantos como dicen… o ¿hay solo un camino para llegar a esa “meta”? ¿Es acaso solo un mito divulgado en forma de leyenda? Quizás mientras que lo vives, aprendes de todas las experiencias que te encuentras, del contacto con los animales, con las personas o con la Madre Naturaleza… sin olvidar esos momentos en los que estás, irremediablemente a solas contigo mismo.

 Existen, como sabes, diversas filosofías que nos enseñan y guían por ese “camino”, así como cursos de autoayuda y terapeutas a los que puedes acudir. Pero si tu eres autodidacta y no te has decidido por ninguno de ellos, quizás puedas, con este “cuento” abrir una puerta a tu imaginación, y en tu corazón para emprender el viaje por ese sendero, planteándote aquello que temes, lo que te parece imposible de conseguir, lo que te hace dudar, así como entender porqué la racionalización niega la “magia” que tenemos los humanos….para “mirarlo a los ojos” y superarlo. Creo que se nos olvidó cómo soñar. Según la razón, todo no es posible… pero…

 ¿Por qué no?

Así, comencé a fraguar ésta fábula. Seguro que te va a encantar… como a mí. Desde mi posición, como terapeuta, investigadora y escritora, te afirmo, que sí es posible. Decídete a transformar tu conocimiento en sabiduría interna!… y como decía mi abueli, escucha a este libro que te habla….

 Para ello, posiblemente tengas que estar dispuest@ a saber ver un “mundo” diferente al que estas acostumbrado, o abrir la puerta que hace tiempo cerraste a la imaginación, porque alguien te comentó que no era necesario, que era una tontería… o necesites re-aprender a escuchar-te.  Posiblemente, tengas que instruirte en hacer las cosas de otra forma, para conseguir un resultado distinto, o te venga bien ver tu entorno desde otra perspectiva… Súbete a una escalera y mira a tu alrededor!!… Seguro que vas a encontrar la respuesta en todos estos lugares que habitan en tu extraordinario mundo interior… ese gran desconocido y a veces, País por descubrir….

 Te invito a visitar ese “Mundo Diferente”, donde viven personajes que seguro, ya conoces, y situaciones que te resuenen. Muchas de ellas están basadas en experiencias personales, disfrazadas con el velo mágico que proporcionan los cuentos. Pero otras, serán nuevas y tal vez, quieras, al tiempo que viajas por él, construir “tu Mundo”, tu nuevo día, liberando lo que ya no necesitas, limpiando lo que te molesta, perdonando a los Klannes o Habitantes que te hirieron, y… haciendo nuevos amigos……

  ¿Por qué no?

Si todavía estas seducid@ por la duda, piensa en los niños que viven a tu alrededor. Ellos están a tiempo de aprender y elegir otra forma de vivir, de creer en su magia, en la magia que nos rodea silenciosa y permanente… Y nosotros solo por ser adultos, más o menos maduros, nos hemos convertido en sus modelos de comportamiento. Como refleja este poema de “autor desconocido”.

 “Para cualquier padre que tenga un hijo pequeño

Son ojitos dirigidos a ti que te observan noche y día,

Son orejitas que captan rápidamente todo lo que dices,

Son manitas ansiosas por hacer todo lo que haces,

Y es un niñito que sueña con el día en que se parecerá a ti.

 Eres el ídolo del muchachito, el mayor de los sabios,

En su pequeña mente, nunca surge la menor sospecha sobre ti.

Cree en ti con devoción, sostiene todo lo que dices y haces,

Él lo hará y lo dirá a tu manera, cuando crezca,

Al igual que tú, nada más.

 Es un muchachito de grandes ojos

Que cree que siempre tienes razón,

Y sus oídos están siempre atentos

Y te observan noche y día.

 Cada día en todo lo que haces,

Sirves de ejemplo para el niñito

Que espera con ansias crecer para parecerse a ti”

 

Sería un placer para mí ser tu guía… por este “Nuevo Mundo”.     ¿Me acompañas?   

 

Comienza la aventura……

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “La pequeña de los pies descalzos. Introdución

  1. yo también te acompaño por este viaje 😉

    Me gusta

  2. Muy hermoso lo que haces y la intención que se puede ver debajo de ello. Soy psicóloga infantil, aunque jubilada por un problema de salud. Cuando iba a algunos colegios escuchaba a los profesores frases como “Dios les crea y ellos se juntan”. En este caso lo decían por los niños con dificultades, como eran rechazados por otros niños, se juntaban para apoyarse y no sentirse solos. he aprendido muchísimo de estos niños, sobre todo lo más importante, que el verdadero conocimiento y sabiduría no están en la mente, sino en el corazón y ellos son unos grandes maestros en esto. me alegra saber que hay personas que comparten intereses tan parecidos al mío. Espero sigamos en contacto. Gracias por entrar en mi blog. Un consciente abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s