Comenzamos….

Amaneció y mis ideas… habían desaparecido.

 ¿Te ha pasado alguna vez?

Es un poco angustioso. Yo que siempre he tenido fe, en que encontraría respuesta para todo… y ahora mis ideas, han empezado a emigrar…. ¿estarán en huelga o en crisis mimetizándose con los tiempos que vivimos?

 Con cada amanecer, me lleno de energía. Mantengo con ilusión, la esperanza en que me voy a transformar en la súper mujer que puede hacer frente a cada problema, encontrando a su pareja, la solución. Pero hay días que simplemente, esto no sucede. Es más, parece que retornasen los fantasmas de mis cuitas cuando escucho a alguno de mis pacientes, volviendo a revivir “aquellas experiencias del pasado”. Pero ahora, desde la calma que nos regala el paso del tiempo.

 Antaño, pensaba, que por el hecho de ser terapeuta, podría hacer frente a todas las dificultades y casos que se me presentasen. Con ilusión y perseverancia, me afanaba y trabajaba… no recuerdo cuantas horas invertí, en estudiar e investigar para encontrar esa solución, “la solución” que necesitaba. Cuando eres joven e inexperta, en tu mente y en tu corazón permanecen la semilla de la ilusión, y la del “nada es imposible”. Y te crees una súper terapeuta, puedes con todo… y a casi todo te atreves. Evidentemente, el tiempo también pasa por mí… y aunque reconozco que la experiencia y el conocimiento, han incrementado mi sapiencia, esa sensación de “todoterreno” también ha empezado a desintegrarse. Haciendo honor a la famosa frase del gran Descartes “solo sé que no sé nada.”

 Si señores, no soy una Diosa todopoderosa!!! Y ninguno de los terapeutas de la Tierra lo somos… Si vosotros, los que nos pedís ayuda, no colaboráis con nosotros, por mucha experiencia, conocimientos, entusiasmo y voluntad que tengamos, no podemos hacer mucho. Esto me lo ha enseñado el Señor Tiempo y su Señora, la Experiencia. He de confesarte, que me dio un tremendo bajón… como terapeuta y como ser humano. Es algo que olvidamos todos, vosotros y nosotros. Parece que es suficiente el hecho de ir a consulta para “ponerse bien”… y además si me puede dar “la pildorita milagrosa”… casi que mejor. Ah! Se me olvidaba, y que sea “su efecto rapidito, porfa”.

 Caramba! La pregunta que viene a mi mente es, ¿y tú que vas a hacer?, ¿cómo vas a ayudarme a que te ayude?

 Mi propósito con este libro, aderezado con mi particular sentido del humor, es desmitificar a la todopoderosa pildorita y al guiador terapeuta. Para dejar claro, que nosotros sin la cooperación que os pedimos, no podemos hacer mucho, puesto que el componente más importante falla… vuestra voluntad de mejorar y aprender a cambiar, para poder disfrutar del merecido bienestar. Soy consciente como mujer y profesional de la mente humana, que el cambio asusta. Pero créeme, a veces es necesario… casi vital.

 Para ello, quiero compartir reflexiones que como mujer más que como terapeuta, en estos años de experiencia profesional, me he planteado después de la consulta, en mi tiempo de reflexión y meditación, buscando una solución para aliviar el dolor, tu dolor. Por el hecho de ser una mujer y estar viva, igual que tú, esta práctica, ha despertado en mí los fantasmas de mi pasado, donde “había construido murallas con trozos de mi pecho herido”.

 He seleccionado algunos de las situaciones que con más frecuencia se dan hoy en día en las relaciones de pareja… bueno, yo diría que más nos preocupan a todos, y que como seres humanos se repiten a lo largo de nuestras vidas. Huelga decir que los nombres son ficticios, aunque no, los hechos que relato. Incluso algunos reconozco, que son experiencias personales. El tema de las relaciones de pareja y sus “entresijos”, han sido tema de debate en las tertulias del programa de Radio Nacional de España “La noche en vela” que magistralmente dirige Pilar Tabares, del cual soy colaboradora, con compañeros tertulianos de la talla de Begoña Aranguren, Alicia Mariño, Carmen Guaita, Marina Castaño, Antonio Tornell, entre otros. Si los quieres disfrutar los puedes encontrar es mi blog esthervaras.com.

 NO creas que para exponerte los casos como terapeuta “ayudador” me voy a ceñir a una escuela, a una corriente, a una estructura concreta. Eso es lo bueno de nuestra sabiduría y gnosis como profesionales, que no manejamos sólo el conocimiento de una escuela, sino que tenemos la capacidad para elegir y tratar a nuestro paciente como un ser humano, y saber ver lo que necesita para abordar, entender, comprender y modificar, ese pensamiento, creencia o conducta que le está causando el desasosiego interno, la inadaptación, la dolencia física o psíquica que le impide disfrutar de su vida. Pero en este caso, no hablaremos de tratamientos. Vamos a reflexionar.

Tengo la esperanza que las reflexiones que encontraras en el interior de este libro, te sirvan de ayuda, si te ves reflejada en ellas o te den una idea para resolverlas. Any way, como dicen los vecinos británicos, mi intención es mostrarte una perspectiva no muy conocida de “este lokito mundo de las emociones y de las relaciones amorosas” que cada día pasa a formar parte de nuestras vidas, sin que nadie nos haya regalado un manual de instrucciones de uso… y que nos desespera, quedándosenos una carita que parece haber pasado por un filtro de Instagram, uno que se llama #Noentiendonada. Siempre desde la perspectiva de una tertuliana terapeuta de mujeres, con un singular sentido del humor, que defiende y clama por aquellos que si sienten invisibles.

 Y que siguiendo las recomendaciones de mi profesor José María Prieto, entre otras cosas Catedrático de Psicología y experto en “poesía zen sonriente”, en su libro “No están ciegos los poetas”.

 

“Cada vez que siente aterido de frío el animo

Se pone a leer poesía

Y verso a verso consigue

Que no se congele su mente,

Y flote y se manifieste… la cordura”

 Siéntate cómodo en tu sillón… y tomate un instante, un suspiro, un momento de respiro.

 Te cuento…

 (Fragmento de mi libro “Diario secreto de una terapeuta de mujeres” Editorial Ediciones B de México)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Radio, Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s